miércoles, 14 de octubre de 2015

NUESTRA AULA TEA EN EL PERIÓDICO

Cordobilla. Cordobilla

El peso del aula TEA en el centro

El Torre Malmuerta tiene una de las aulas específicas para alumnado autista,unos niños perfectamente implicados en las actividades diarias

VERÓNICA GARCÍA ROMERO // AULA ESPECÍFICA DE AUTISMO14/10/2015
En nuestro colegio contamos con una de las aulas específicas para alumnado con trastorno del espectro autista (TEA) que hay en Córdoba. En las aulas TEA en centros ordinarios trabajamos para que estos alumnos puedan desarrollar las habilidades en las que tienen dificultades, con todos los recursos que necesitan, maestros/as especialistas en pedagogía terapéutica (PT), audición y lenguaje (AL) y monitores/as. Pero, sobre todo, buscando la inclusión en las actividades del centro, siendo una parte imprescindible del día a día en nuestro colegio.
         Este curso contamos con 6 niños de edades comprendidas entre 4 y 11 años, que reciben atención permanente de una maestra de PT y una monitora. Además, en días y momentos puntuales, contamos con la atención de una maestra de AL, que trabaja de forma específica las dificultades en lenguaje y comunicación y otra de PT, que nos ayuda en los momentos de integración en aulas ordinarias del centro. Cabe destacar que está ampliamente demostrado que las personas con autismo aprenden, preferiblemente, a través de la imagen, se dice que son aprendices visuales, por lo que el apoyo con imágenes reales y/o pictogramas es algo que tenemos muy presente en todo nuestro colegio.
         Tenemos la suerte de contar con un espacio de trabajo muy atractivo y luminoso, un aula que ha sido organizada para propiciar el aprendizaje, siempre con apoyos visuales. Se ha buscado un ambiente estructurado y predecible, en el que cada rincón tiene una función específica que se identifica con claridad, lo que hace que el alumnado se sienta seguro y pueda desarrollar su autonomía. Encontramos zonas de trabajo diversas: asamblea, en la que iniciamos la mañana situándonos en el día y anticipando lo que vamos a hacer; zona de trabajo individual y grupal, para ofrecer experiencias variadas de aprendizaje, zona de juego, de aseo y de desayuno. Las nuevas tecnologías juegan un papel muy importante en nuestras rutinas y nuestra pizarra digital, adquirida el curso pasado gracias a un acuerdo entre nuestra Delegación de Educación y la Fundación Cajasur, es una pieza crucial para el aprendizaje.
         Nos preparamos cada día para poder integrarnos en otros cursos y en actividades grupales que se organizan en el colegio y eso es posible gracias a una buena coordinación y colaboración entre todo el equipo educativo. Pero, además, nuestra clase es un espacio en el que se crean momentos especiales de inclusión, ya que desarrollamos talleres, durante todo el curso, en los que participa todo el alumnado del colegio. Por lo tanto, cada año pasan todos/as los/as niños/as del centro por el aula específica TEA. En estos talleres, el alumnado que no tiene autismo aprende a relacionarse con los niños de nuestra clase y descubre las capacidades que tienen y que antes no conocían. Por encima de todo, aprenden que las personas que tienen autismo no viven en su mundo, viven en el nuestro, pero hay que saber y querer aceptarlos tal y como son, ayudándoles a que, cosas que para los/as demás pueden ser muy sencillas, también sean sencillas para ellos.

El peso del aula TEA en el centro ( Cordobilla - 14/10/2015 )